Aún estando en tus brazos no me siento tuya.
ERH (via nemracire)

(via somosletras)


bostezarsonrisas:

Jorge Bucay

bostezarsonrisas:

Jorge Bucay

(via hachedesilencio)


Hay cosas que algunos hacemos por amor y otros para olvidar; por ejemplo, escribir, viajar o tener sexo.
Denise Márquez (via denisesoyletras)

Me gusta acariciar tu pelo mientras duermes,
sentir tu respiración cerca mío,
ver cómo inocentemente te pierdes en sueños
que te hacen sonreír mientras descansas.

Me gusta escuchar tus ronquidos,
porque sí, roncas aunque lo quieras negar,
besar tu mejilla suavemente
y susurrarte palabras tiernas al oído.

Me gustar estar a tu lado mientras duermes,
y te acurrucas entre mis brazos,
porque siento que por ese instante, ese momento,
alejo todo mal que pudiera acecharte.

Gotas de miel, Camila Buzzo. (via versoslejanos)

(via somosletras)


Habla del amor como si creyera en él pero duda de su existencia. Es decir; huye de él, lo aborrece, lo escupe, pero no puede evitar saber de él.
Entre más lejos mejor, Joseph Kapone (via el-escritor-sombrilla)

(via somosletras)


Todos merecemos al menos un aplauso en nuestra vida. Un amor verdadero. Un abrazo sincero. Una locura. Una propuesta. Un triunfo. Un amigo verdadero.
Julliette.  (via mymindkilling)

(via mymindkilling)


Sólo quiero quererte Bonito. Quiéreme aunque sea un poquito.
Karita Ríos.

Sé que últimamente hago demasiado externas las cosas y creo no está bien, porque cuándo no lo hacía todo iba mejor. Y dije que ya no te diría nada, y heme aquí siguiendo con mis berrinches y diciendo cosas que carecen de sentido.
Karita Ríos.

Mi madre siempre me advirtió que no me enamorara de un alcohólico, porque en unos cuántos tragos podría quedarme vacía.
Karita Ríos.

Tal vez tú nunca llegaste o yo llegue después, no lo se, quizás nos ahorramos muchos dolores, pero nos privamos de dedicarnos tantas canciones,
de lo que pudo ser, de lo que nunca fue. empezo todo cómo un: era así una vez pero nunca llego el fueron felices para siempre.
siempre parece ser así, así cómo tantas y todas esas cosas sin sentido que ocurren, y dejan de ser, ser es lo que quería contigo y que no pudo ser, solo fuimos mensajes y una que otra escapada oculta, donde los dos dijimos tanto sin hablar, y hablamos tanto sin conversar, quizás hubiera sido mejor besar, hoy solo queda el hubiera, hoy solo quedas tu y yo y no un nosotros, hoy, hoy en mi vida, en el día a día no dejo de mirar el reloj, entre monotonas ocupaciones, recordando miradas, soñando despiertos, peleando sólo por querer hablar, anhelando lo que nunca fue y quien sabe si un día será, sera que no debía ser así, así cómo en los cuentos, fue un breve momento, el diminuto espacio entre el tic y tac, un respiro del universo, un instante en una vida, un minuto entre mis brazos, que sigue presente, mientras tú estás ausente en la mesa de mi vida, donde deje servido el café, esperando por si un día nos volvemos a encontrar.
Dedicatoria de un anónimo para mí.